May 24, 2019 | 12:00 PM

Padres deciden donar órganos de su pequeña y le dan el último adiós

noticia

Como un último adiós, una madre llevó a su pequeña hija con muerte cerebral hacia cirugía para poder donar sus órganos y, de esa forma, ayudar a salvar otras vidas.

Meagan Sobolik, de 29 años, recorrió por última vez junto con su hija Coralynn, de 21 meses de edad, los pasillos del Hospital de la Clínica Mayo en Minnesota (Estados Unidos). La mujer besó a su pequeña y le dijo: “Tienes la oportunidad de salvar a tres personas. Te amaré por siempre”.

Mediante el acto de generosidad de sus padres, la bebé pudo donar su corazón, hígado y riñones, luego de una batalla de cinco días con parainfluenza que comenzó el 17 de abril, pero que desgraciadamente no pudieron vencer.

Coralynn sufrió un paro cardíaco tres veces debido a la infección, lo que le ocasionó problemas respiratorios y debilitó su sistema inmune. Su cerebro quedó dañado mientras luchaba por respirar. Fue así que comenzó a hincharse, antes de que los médicos la declararan con muerte cerebral.

La emotiva caminata de honor fue captada en video, donde se observa a Meagan y a su esposo Paul, de 32 años, mientras acompañan a su hija en sus últimos momentos previos a la procuración orgánica.

Doctores y enfermeras se alinearon en el pasillo y cantaron “Amazing Grace” mientras caminaban con los padres en duelo, consolándolos, pues se podía ver a algunos llorando junto a Paul y Meagan.

“No sé si hay una palabra para algo más que fenomenal, pero el personal del hospital fue eso para nosotros. Nos trataron como si fueran nuestra familia”, comentó Meagan.

Los Soboliks, originarios de New Hampton, Iowa, publicaron el video en Facebook, donde fue ampliamente compartido y visto más de 9 millones de veces.

“Estoy muy agradecida de que la memoria de Coralynn pueda vivir”, destacó Meagan.

“Estamos conmovidos por el apoyo que hemos recibido de personas de todo el mundo. Es genial saber que nuestra niña ha inspirado a muchos”, agregó.

Según los Sobolik, el corazón de Coralynn fue donado a un niño de un año y su hígado se trasplantó en una niña, también de un año.

Finalmente, sus riñones le regalaron vida a una mujer de 41 años.

 

Fuente: Metro

#SÉUNHÉROE