Un joven chef británico que murió repentinamente de meningitis salvó la vida de cuatro personas al haber expresado en vida su voluntad de convertirse en donante de órganos.

Christopher Davey, de 23 años y originario de Carter Avenue, Shanklin (Reino Unido) estaba trabajando la noche del viernes 5 de octubre. A la mañana siguiente comenzó a sentirse enfermo. Por la tarde, él se encontraba en un coma del que nunca despertó.

El deseo de Christopher era ser donante de órganos y, debido a esto, cuatro personas han recibido donaciones que salvarán y mejorarán sus vidas.

Las máquinas de soporte vital tenían que permanecer encendidas, incluso después de que estaba claro que Christopher no sobreviviría, pues no había nadie en la Isla de Wight que pudiera hacer la operación necesaria para extraer y procurar sus órganos.

La hermana de Christopher, Toni Davey-Tiller, dijo: “El año pasado, solo 1,600 personas pudieron donar sus órganos debido a que estaban en el lugar y el momento adecuados y tenían los equipos adecuados.

“Aunque Chris fue declarado muerto el 9, el ventilador no se apagó hasta el 10, ya que no tenemos personas en la Isla que puedan realizar esa operación, por lo que si queríamos cumplir con la solicitud de Chris, teníamos que esperar, lo que fue difícil.

“Es algo agridulce, pero estamos orgullosos de Chris por hacer esto”.

Con base en lo anterior, se inició una recaudación de fondos en memoria de Christopher para la organización Meningitis Now. Miles de libras se juntaron en pocos días y el fondo continúa creciendo.

 

Fuente: Isle of Wight County Press