Mar 22, 2019 | 11:00 AM

El joven violinista que dejó un legado creando conciencia sobre la donación de órganos

noticia

Hoy viernes se cumple el primer aniversario de la muerte de Daniel Dejean, un joven originario de la provincia de Río Negro, Argentina, quien había sido trasplantado del corazón y siete años después falleció. Durante su vida, se preocupó arduamente por crear conciencia sobre la importancia de la donación de órganos y sangre.

Con solo 21 años, Daniel se convirtió en noticia nacional el año pasado mientras estuvo internado en el hospital zonal de Bariloche. Daniel requería de la donación urgente de plaquetas y su situación se había hecho viral en las redes sociales. Esto movilizó a más de 800 personas que se acercaron al área de Hemoterapia del nosocomio, y casi un millar de gente solidaria acudió para colaborar. El hecho fue una completa sorpresa para su familia y para el personal de salud, pues no existen precedentes de una convocatoria de esta magnitud ni a nivel local ni provincial.

Lara Dejean, hermana de Daniel, relató cómo comenzaron los problemas de salud de su hermano: “Él había ido a rendir unas materias del colegio, tenía 14 años. Rindió todo bien y corrió un kilómetro y medio a casa y cuando llegó no quiso comer. Se sentía muy mal de la panza, entonces lo llevaron a la guardia y resulta que tenía una cardiopatía dilatada. Lo llevaron en avión sanitario a un hospital de Buenos Aires. Después fue al Garrahan y lo trasplantaron y salió todo bien, pero había mucho riesgo igualmente, estaba muy flaco porque al no funcionar bien su corazón no le andaban bien los demás órganos”.

Lo anterior llevó a que Daniel viviera un tiempo en Buenos Aires junto con su madre, hasta que logró recuperarse. Después, tuvo que viajar primero cada tres meses y luego cada seis para someterse a sus revisiones médicas correspondientes.

Daniel era violinista y formaba parte de la Orquesta del Bicentenario y la Camerata Juvenil Municipal. “Cuando estaba internado en el Garrahan y con una plata que le regalaron dijo que se quería comprar un violín. Después empezó a estudiar todo el día, quería ser violinista profesional, estudiaba mucho”, comentó su hermana.

También era estudiante de la Licenciatura en Teatro de la Universidad Nacional de Río Negro. Sufrió una recaída mientras asistía a una de sus clases: “Estaba llegando a clase y se descompensó en la escalera, lo internaron en el hospital zonal, estuvo en coma unos días y después falleció”.

La vida del joven se basó en difundir la importancia de la donación de órganos y sangre al vivirlo en carne propia: “Convencía a todos para que se volvieran donantes, iba a estaciones de radio para hablar sobre el tema. Vio muchos niños pequeños morir esperando, es algo que se puede solucionar. Ahora está la Ley Justina pero igualmente si los padres se oponen no se hace la ablación. Es muy importante concientizar a las personas”.

Este año, Río Negro ha registrado ya 14 operativos de procuración orgánica. De ellos, 11 fueron de tejido corneal, y 10 se realizaron en Cipolletti, mientras que tres donaciones de órganos tuvieron lugar en Bariloche, y otra más en Roca.

En 2018, la provincia practicó 20 operativos de donación, logrando la cifra de 8.24 donantes de órganos por millón de habitantes, superando así el promedio nacional de 5.37.

 

Fuente: El Cordillerano

#SÉUNHÉROE