Los padres de un joven chileno de 24 años, quien recibió un impacto de proyectil en la cabeza que derivó en muerte cerebral, decidieron respetar su última voluntad de “regalar vida” a quien lo necesitara.

La tía de Ariel Moreno, como se llamaba el donante, informó que sus papás decidieron respetar la voluntad de donar sus órganos, acción mediante la cual se beneficiaron 7 personas.

“Se cumplió la ultima voluntad de él, que era donar sus órganos, y gracias a eso, más de siete personas van a poder tener salud, que era lo que él más quería: ayudar”, destacó Fernanda Moreno.

Al respecto, indicó que desde hace un tiempo, su sobrino les había manifestado su intención de convertirse en donante, por lo que se inscribió en el Registro Nacional de Donantes.

“Nosotros fuimos el medio para hacer valer su último deseo”, finalizó Fernanda.

 

Fuente: CNN Chile