En el caso de fallecimiento de un menor de edad, sus padres pueden donar sus órganos. Esto es muy valioso, ya que sirven para trasplantar a niños que, por su corta edad, no pueden recibir los órganos de un adulto.