Esta heroína cotidiana es una defensora de la donación de órganos, específicamente, de los trasplantes de riñón.

Alysia Yamasaki es una receptora renal que aprovecha gran parte de su tiempo libre tratando de hacer más fácil, y menos sacrificado, que las personas se registren como donantes vivos.

Cuando tenía solo ocho años, Alysia se puso muy enferma, y ​​nadie sabía por qué.

“Me diagnosticaron esta rara enfermedad autoinmune, y nunca supieron cómo la contraje, pero de alguna manera atacó mis riñones”, comentó la joven.

Como muchos que requieren un nuevo riñón, Alysia esperó dos años en diálisis antes de obtener un nuevo riñón en 1998.

Para el 2015, su riñón donado comenzó a fallar.

“Mi riñón trasplantado no es mío, así que con el tiempo lo llaman rechazo agudo”, indicó. “Al no ser tuyo, comienza a fallar un poco. Y bueno, este falló por completo”.

Pasarían otros dos años antes de que Alysia recibiera un segundo riñón en junio de 2018. Ella es una de pocas afortunadas, pues casi 120 mil personas en Estados Unidos actualmente esperan un órgano que les salve la vida, y de ellas, alrededor del 80 por ciento necesita un riñón.

Esto la ayudó a enfocarse en ser una defensora, cuya meta es que las donaciones en vida sean más fáciles para los nuevos donantes. Actualmente, Alysia realiza viajes de forma continua a Washington D.C. con el propósito de presionar al Congreso para que apruebe el Proyecto de Ley 1224 de la Cámara de Representantes, en nombre del American Kidney Fund.

“Escuché historias cuando he estado en DC sobre cómo las personas se convierten en donantes vivos, pero porque saben que tomarse un tiempo libre del trabajo es un sacrificio”, refirió. “Ellos donarían, pero no se quieren tomar un tiempo libre para salir del trabajo”.

En junio, la legislatura de Oregón aprobó una ley que brinda protección laboral a los donantes vivos y evita que los proveedores de seguros aumenten las primas o limiten la cobertura.

“Si las personas no fueran penalizadas o si no tuvieran que hacer sacrificios, ya se estarían entregando a otra persona”, mencionó.

Alysia subraya que si quieres ser donante, es mucho más que solo marcar una casilla en tu solicitud de la licencia de conducir.

“Es bastante fácil inscribirse para ser un donante de órganos, pero también es tener una conversación con tu familia acerca de ser donante y hacerles saber que esa es tu elección”, apuntó. “Busca tener conversaciones sobre lo que significa ser un donante de órganos y sobre los beneficios de salvarle la vida a una persona”.

 

Fuente: Katu 2