Una niña de dos años y una mujer de 50 recibieron distintas partes de hígado provenientes de un donador cadavérico en Costa Rica. Lo anterior fue posible gracias a un procedimiento conocido como trasplante hepático split simultáneo, que implica tres cirugías simultáneas, el cual tuvo lugar en los hospitales México y Nacional de Niños de dicho país.

La cirugía es la primera en su tipo que se hace en Costa Rica.

Asimismo, es una de las tres que se han documentado en el mundo, donde un solo equipo quirúrgico realiza tres operaciones al mismo tiempo: una para extraer el hígado del donante y dos de trasplante, que incluyen la extracción del órgano enfermo.

Sólo Francia e Inglaterra habían registrado casos similares, señaló Edward Castro Santa, cirujano que participó en la intervención.

El trasplante consistió en la extracción del órgano del donante, su división en dos partes (una para la niña y otra para la mujer adulta) y las operaciones de trasplante. Este requirió del traslado constante de cirujanos entre hospitales en ambulancias y con ayuda de la Policía de Tránsito, a fin de evitar que el hígado donado comenzara a dañarse.

Mariamalia Matamoros, cirujana con amplia experiencia en el campo y pionera en Costa Rica de los trasplantes hepáticos con donador vivo, resaltó que un equipo de 100 personas formó parte de este maratónico operativo, el cual se estuvo preparando durante un año para concretar el doble trasplante con un solo injerto.

Ambas pacientes padecían cirrosis. En el caso de la niña, la enfermedad la causó un problema congénito (de nacimiento); respecto a la mujer, derivó en una condición autoinmune.

Sin el trasplante, la expectativa de vida de ambas no habría superado el año, expresó Castro.

Ahora, la mujer adulta se encuentra recuperándose en casa, pues egresó diez días después de la operación. En cuanto a la menor, continúa internada en el Hospital Nacional de Niños, pero pronto será dada de alta.

 

Fuente: La Nación