Araceli, una niña de 11 años de edad que llevaba meses internada en el Instituto Nacional Cardiovascular (INCOR) de Perú debido a una enfermedad cardíaca y que requería urgentemente un trasplante de corazón, recibió al fin su tan ansiado regalo de vida gracias a un hombre cuya familia decidió donar sus órganos.

La intervención tuvo lugar en el Hospital Edgardo Rebagliati, en donde pacientes y personal guardaron un minuto de silencio para honrar la memoria del donante de órganos.

Además del trasplante cardíaco, una mujer se vio beneficiada con los dos pulmones del donador, y un adolescente de 16 años recibió tanto el hígado como un riñón. Ambas operaciones se practicaron en el Hospital Guillermo Almenara.

Por otra parte, los cirujanos del Hospital Rebagliati le devolvieron la vista a dos personas mediante el trasplante de las córneas. Respecto al riñon restante, este será implantado en un menor de 18 años.

Fiorella Milonelli, presidenta del Seguro Social de Salud peruano (EsSalud), agradeció la decisón de la familia a través de redes sociales. “Gracias a Dios, hoy Araceli recibió su tan esperado corazón. El trasplante fue realizado en el INCOR. Gracias al desprendimiento de una familia que donó los órganos de su ser querido, esta madrugada se realizaron 6 trasplantes (corazón, pulmón, riñones, hígado, córneas)”, señaló la funcionaria.

 

Fuente: La República