El domingo pasado, una pediatra de Texas conoció a la abuela del adolescente de 15 años que le salvó la vida a través de la donación de órganos. La doctora Susie Gerik, de Santa Fe, viajó para encontrarse con Brenda Stuart y asistió a un servicio de la iglesia con ella y otros familiares de su joven donante, Roy Stuart.

Roy falleció debido a disparos por arma de fuego en un complejo de apartamentos en octubre de 2016. Tras la muerte del adolescente, sus familiares decidieron donar sus órganos, que incluían su corazón, riñones, hígado y pulmones. Gerik, quien recibió su hígado, sufría de insuficiencia hepática debido a los efectos secundarios de los suplementos que tomaba después de un accidente.

La doctora fue colocada en lista de espera para trasplantes durante aproximadamente una semana, antes de que los médicos descubrieran que el hígado de Stuart era compatible.

Las familias se conectaron mediante una red de donantes de órganos e inicialmente se comunicaban a través de mensajes de texto. Brenda aseguró que Gerik ahora forma parte de su familia.

La pareja se tomó de la mano durante una ceremonia religiosa y actualmente están trabajando para crear conciencia sobre la donación de órganos.

 

Fuente: New York Post