Luis Manuel era un joven de 20 años de edad que vivía junto con su padre, Don Gerónimo, su madre, Mauricia, y su hermano, en un rancho llamado Ojo de Agua ubicado a 60 kilómetros de Ciudad Valles, en San Luis Potosí. La humilde familia se dedica al jornal en los campos de caña.

Desafortunadamente, Luis Manuel resultó herido durante un asalto en su casa y permaneció por varios días con muerte cerebral. La generosidad del joven llevó a que su familia donara sus órganos.

Mauricia dijo que su hijo era muy trabajador y ellos, como familia, desean que esas personas que van a recibir sus órganos tengan la misma vitalidad que Luis Manuel.

Fue así como sus padres respetaron su decisión de convertirse en donante, lo que permitió la procuración de su hígado, riñones y córneas. También se realizó un explante o separación del tejido del músculo esquelético.

Los órganos se trasladaron al Instituto Nacional de Nutrición, en la Ciudad de México, al Instituto Nacional de Biotecnología, en Jalisco, y al Hospital Central de la capital potosina.

 

Fuente: Noticieros Televisa