Los seres queridos de Ryan Weir afirmaron que, con solo 19 años de edad, era el tipo de persona que ayudaría a cualquiera.

“Ryan estaba lleno de vida, lleno de energía, entusiasmo y carisma”, dijo su madre, Kimberly Weir.

Kimberly narró que el 19 de junio, su hijo iba manejando bajo la lluvia en la calle I-295, en Jacksonville, Florida (Estados Unidos). Desafortunadamente y debido a un daño en los neumáticos del auto, el joven se estrelló.

Ryan tuvo múltiples fracturas en la cabeza, llevando a que los médicos lo pusieran en coma para ayudarlo a sanar.

“Después de cierto tiempo, los médicos nos dijeron que no había nada más que se pudiera hacer, fue en ese momento cuando tomamos la decisión de seguir los deseos de Ryan y donar sus órganos”, comentó Kimberly.

Cientos de personas se reunieron en el vestíbulo del hospital justo antes de que Ryan fuera trasladado al quirófano para donar sus órganos.

“Gente de todas partes vino a honrarlo y a estar con nosotros. Esa fue la caminata más difícil que he realizado”, indicó su madre.

El apoyo no se detuvo ahí. El pasado lunes, un arco iris de calcetines adornó el interior de la Maple Street Biscuit Company, ubicada en el barrio de Murray Hill. El acto fue una forma colorida de honrar a Ryan, pues era el lugar en donde le encantaba trabajar.

Una parte de las ganancias de esta iniciativa, a la que llamaron “día del calcetín”, se destinará a la familia de Ryan para apoyarlos con los gastos surgidos.

 

Fuente: Action News Jax