Carlos Soto, Ministro de Salud de Guatemala, dio a conocer que, en lo que va del año, se han practicado 15 trasplantes renales en el Hospital General San Juan de Dios y uno más en el Roosevelt, todos con éxito. También informó que seis de estos órganos provienen de donantes fallecidos.

Hasta el momento, los pacientes se encuentran estables y presentan avances positivos en la aceptación de la cirugía, indicó el funcionario. Destacó la importancia de disminuir la atención con hemodiálisis para atender una enfermedad renal, pues los costos médicos son significativamente menores, además de que se mejora la calidad de vida del paciente.

De acuerdo con datos de Salud Pública y Asistencia Social, anualmente se realizan cerca de nueve mil procedimientos de hemodiálisis, la mayor parte en el área de atención de adultos del San Juan de Dios.

Edwin Bravo, director administrativo del nosocomio, expresó que el promedio de vida de un enfermo con este tratamiento es de ocho años, mientras que con el trasplante de riñón se incrementa al doble (entre 15 y 16 años).

Las autoridades del ministerio confían en que la cultura de la donación de órganos aumente en Guatemala, pues la estadística muestra que, hoy en día, ocho pacientes por cada millón de habitantes reciben un trasplante de riñón en el país centroamericano.

 

Fuente: El Periódico