Este jueves 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. El objetivo de esta fecha es ayudar a crear una cultura mundial de la donación voluntaria de sangre.

Desde el año 2004, con este evento se rinde homenaje a los donantes de sangre y se pone de manifiesto la función singular que desempeñan en la salud de su comunidad por el hecho de salvar vidas.

El Día Mundial del Donante de Sangre cuenta con el patrocinio de cuatro organismos fundadores que trabajan juntos para promover la donación voluntaria de sangre:

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR)

Federación Internacional de Organizaciones de Donantes de Sangre

Sociedad Internacional de Transfusión de Sangre

“Date a los demás. Dona sangre. Comparte vida”, es el lema de la campaña de este 2018. Su objetivo es comunicar que la donación de sangre es un acto solidario. Se destacan los valores humanos fundamentales del altruismo, respeto, empatía y generosidad, que están en la base de los sistemas de donación voluntaria y no remunerada.

Los objetivos de la campaña de este año son:

1. Homenajear y agradecer a los donantes de sangre y alentar a quienes todavía no han donado a que lo hagan.

2. Crear conciencia de que la donación es una acción altruista que beneficia a toda la sociedad y de que solo se puede conseguir un suministro suficiente mediante la donación regular, voluntaria y no remunerada.

3. Destacar que es necesario comprometerse a donar durante todo el año si se quiere mantener un suministro suficiente y lograr la autosuficiencia nacional.

4. Centrar la atención en la donación como manifestación de la participación de la comunidad en el sistema de salud y en la importancia de dicha participación en el mantenimiento de un suministro de sangre suficiente, seguro y sostenible.

5. Fomentar el valor de la donación de sangre como factor de solidaridad comunitaria y cohesión social y de estímulo a que nos cuidemos unos a otros.

6. Fomentar la colaboración internacional y garantizar un consenso mundial con respecto a los principios de la donación voluntaria no remunerada para incrementar la seguridad de la sangre y su disponibilidad.