Kylen Anderson, miembro de la Junta Educativa de la Escuela Secundaria Esparta, en Nueva Jersey, Estados Unidos, dio una plática a 25 estudiantes de secundaria sobre su hijo Isak. El joven de 14 años falleció de una afección cardíaca en 2015, y varios de sus órganos fueron donados a otras personas que necesitaban un trasplante.

“Por mucho que lo extraño, el hecho de que él fue capaz de dar un regalo a otras personas me trajo tanto significado y consuelo”, comentó Anderson. “Creo que es algo maravilloso en lo cual involucrarse, y espero que todos ustedes sepan cuánto impacto pueden tener simplemente compartiendo historias y hablando con otras personas al respecto”.

El testimonio de Anderson fue parte de la primera reunión del Club Donate Life, en conjunto con la New Jersey Sharing Network (organización responsable en dicho estado de la recuperación y colocación de órganos y tejidos donados para quienes requieren un trasplante), que tuvo lugar la semana pasada en dicha escuela como parte de las actividades previas a que inicie el mes nacional de “Donar Vida”, en abril próximo.

El club es el primero de su tipo tanto en el condado de Sussex como en el norte de Nueva Jersey. Sus miembros ayudarán a educar a otros sobre la donación de órganos para que puedan tomar una decisión informada sobre cómo convertirse en donantes y, al mismo tiempo, disipar los mitos comunes y los conceptos erróneos sobre el proceso.

El presidente del club Ryan Cilli, que se ofreció como voluntario en la NJ Sharing Network, fue quien llevó la causa a la escuela con la ayuda de su madre, Amy.

Cilli fue motivado a comenzar el club en parte porque fue compañero de clase de Isak Anderson.

“Sentí que era casi mi deber continuar la tradición y mantenerla”, subrayó Cilli.

Por su parte Brooke Hartrum, gerente de educación comunitaria en la NJ Sharing Network, asistió a la reunión y platicó con los estudiantes sobre algunos datos relativos a la donación de órganos. Dijo que 4.000 personas en el estado están en listas de espera para un trasplante de órganos, un pequeño porcentaje de la población total de Nueva Jersey, pero un número mucho mayor que los aproximadamente 1,200 estudiantes y profesores de la Escuela Secundaria Esparta.

 

Fuente: New Jersey Herald