Dos derechohabientes del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) recibieron cada uno un trasplante renal. Los procedimientos fueron concretados por especialistas del Hospital General de Enfermedades (HGE) de la institución, gracias a los familiares de un hombre fallecido de 65 años que decidieron donar sus órganos.

Benecio Pérez Alonzo, de 55 años, y Luis Santana Monterroso Hernández, de 61, recibieron una segunda oportunidad de vida gracias a los familiares de un donante cadavérico.

“El trasplante renal es el mejor y más completo tratamiento que existe para la insuficiencia renal crónica, para realizarlo es importante que exista la donación de un órgano, en este caso se trató de un donante cadavérico con el que ha sido posible salvar dos vidas”, comentó el doctor Carlos Herrera Nájera, jefe del servicio de cirugía vascular y trasplantes de este centro.

El programa de donación cadavérica de riñón fue implementado en el año 2006 en el nososcomio guatemalteco. Al día de hoy, se han sido realizado 97 trasplantes de esta índole.

Las cirugías han sido posibles gracias a la coordinación entre autoridades del HGE y del Hospital General de Accidentes Ceibal, cuyos expertos, mediante un subcoordinador de nefrología, entrevistaron a los familiares del paciente fallecido, quien prácticamente se convirtió en un “héroe por la vida”.

 

Fuente: Noticias IGSS