Los pacientes pediátricos del Peyton Manning Children’s Hospital recibieron el pasado jueves una visita del piloto de carreras de IndyCar, Stefan Wilson.

Wilson se reunió con varios niños actualmente internados en el nosocomio, estrechándoles la mano y tomándose fotos. También entregó un cheque de 1,500 dólares que se destinará al fondo de trasplante de órganos.

Lo anterior fue posible gracias al programa Racing for Kids, que ha recaudado más de 6.5 millones de dólares para hospitales infantiles en todo el mundo.

“La diversión que tenemos en la pista, es fácil envolverse en eso, pero es la cosa fuera de la pista lo que lo hace realmente especial”, dijo Wilson.

El piloto se involucró con dicho programa luego de que su hermano, Justin Wilson, muriera en una carrera en 2015.

La conductora de IndyCar, Pippa Mann, también hizo correr la voz acerca de la donación de órganos el jueves, pues se puso detrás del volante de un vehículo muy diferente, dirigiendo la parte trasera de un camión de bomberos.

Mann es la portavoz de Donate Life Indiana, organización encargada de la donación de órganos en dicho estado estadounidense, que a su vez brinda el patrocinio principal de la piloto en el circuito Indianápolis 500.

 

Fuente: Wish TV