La hija de 9 años de Dawn Christensen murió en un accidente de trineo en 2009, y haberlo dicho sí a la donación de órganos ha ayudado a que ella y su familia la recuerden como una heroína de vida.

Patia Christensen era la menor de dos hijos, y su madre la describe como una luz brillante.

El accidente resultó en un trauma en la cabeza, y los médicos dijeron que Patia no se despertaría. Fue entonces cuando Dawn y su esposo tuvieron que decidir si su hija sería donante de órganos.

“Los dos sabíamos”, dijo. “Estábamos realmente en la UCI, y tantos niños enfermos, y ambos dijimos que antes de que los médicos vinieran a decirnos con certeza si realmente se trataba del diagnóstico, queríamos que fuera donante”.

Regalar vida ayudó a los padres de Patia a seguir adelante.

Los Christensen también asisten a los Transplant Games of America, donde receptores de órganos y familias de donantes de todo Estados Unidos se unen para competir entre sí y crear conciencia sobre la donación de órganos.

“Creo que para cualquier padre que pierde un hijo, lo más importante es que la gente sepa que estuvo aquí y que su impacto todavía se siente por el gran amor que le tenemos”, comentó Christensen. “Sé que ella habría continuado. Su legado a través de nosotros está generando un impacto en el mundo”.

Este año, los Transplant Games tendrán lugar en Salt Lake City, Utah a partir del 2 de agosto, en el Smith’s Ballpark.

 

Fuente: Fox 13 Salt Lake City