Paul Castellano y Paul Anthony Castellano son más que padre e hijo, ahora son compañeros de trasplante de riñón.

Los dos están bien después de haberse sometido a la cirugía en agosto de 2015.

Paul Anthony Castellano dijo que sabía mucho antes de la cirugía que quería donar su riñón a su papá.

Luisa Gonzáles, enfermera de Paul Anthony, recuerda su deseo de ser el donante de su padre.

“Paul Anthony fue muy firme en darle el regalo de vida a su papá”, comentó Gonzáles. “No se rindió. No se detuvo. Dijo: ‘Quiero ser considerado incluso si mi padre no está listo'”.

Al final, Paul Anthony y su padre resultaron ser perfectamente compatibles.

“No sabía que él iba a renunciar a su riñón”, señaló Paul Castellano. “Pensé que estaba esperando el riñón de otra persona. Fue realmente lindo cuando lo escuché, y realmente lo amo por eso”.

El doctor Gregory Abrahamian, jefe de trasplante de riñón en el University Transplant Center, resaltó que “la donación de riñón vivo” es un procedimiento bastante común, pero que aún existe una gran necesidad de donantes vivos.

Paul Castellano expresó estar agradecido por el trasplante, particularmente después de todas las horas que estuvo en diálisis.

“Sé lo que se siente ir todos los días, sentarme en la silla, que te claven una aguja, sacarte toda esa sangre y permanecer allí durante cuatro horas”, expresó. “Le digo a quien sea que esté por ahí, que por favor done”.

 

Fuente: KSAT 12