El joven Pablo Leonardo Flores Mendoza, egresado de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), fue nombrado primer coordinador de donación de órganos del hospital del ISSSTE en Pachuca, puesto desde el cual buscará impulsar la cultura de la donación de órganos y tejidos en el estado, a fin de que los pacientes en lista de espera reciban los trasplantes que requieran y, de esa forma, mejore su calidad de vida.

Flores Mendoza perteneció a la generación 2011-2015 de la carrera de medicina, y dijo que la máxima casa de estudios de la entidad le otorgó todos los conocimientos que hoy le permiten estar a cargo de tan importante coordinación.

El médico hizo su servicio social en el área de donación de órganos y tejidos, y tomó un diplomado en torno a este rubro. Después de su egreso, tuvo la iniciativa de abrir una coordinación de donación en la clínica del ISSSSTE de Pachuca, que fue puesta en marcha desde agosto del año pasado.

Según el joven, la principal labor de la instancia que dirige es difundir la donación, tanto entre el personal médico como entre los derechohabientes, invitándolos a donar o a que busquen un trasplante que les de una segunda oportunidad de vida. La segunda labor crucial de esta dependencia es la detección de posibles donantes.

Flores Mendoza indicó que, para miles de pacientes, recibir un trasplante es su única opción de tratamiento posible.

Desde el año 2007, Hidalgo inició un programa de donación en diversos hospitales; sin embargo y según el coordinador, lo anterior no fue suficiente ya que continúa habiendo mucho desconocimiento, tanto de la población como del personal de salud.

De ahí que resaltara la importancia de platicar sobre la posibilidad de ser donadores, pues cuando un ser querido muere, es difícil para los familiares tomar una decisión, particularmente si se desconoce la voluntad del fallecido o fallecida. No obstante, si expresó en vida su voluntad de donar, la familia suele estar más tranquila y le resulta menos complicado decidir.

Agregó que para ello existen documentos como tarjetas, licencias, testamentos, entre otros, mediante los cuales es posible dejar constancia del deseo de ser donador.

Destacó que las donaciones van directamente a quienes están en lista de espera para recibir un trasplante. “Debemos tener esa cultura de poder ayudar a otros, porque les cambia la vida a esas personas que reciben, ya sea un riñón, una córnea, un hígado, un tejido musculoesquelético; es un gran beneficio y una forma de trascender, de dar vida después de la muerte”, enfatizó.

Finalmente, Flores Mendoza informó que los médicos pasantes de la UAEH ya pueden realizar su servicio social en la nueva coordinación, gracias a la cual ya se ha practicado un trasplante de tejido de una mujer de 66 años, quien donó córneas y tejido musculoesquelético.

 

Fuente: Independiente de Hidalgo