Una niña peruana de tan solo 9 años se convirtió en “heroína por la vida” gracias a que sus padres autorizaron donar sus órganos.

En un acto de amor desinteresado, la familia otorgó el corazón, hígado y riñones de la menor, para que fueran trasplantados a cuatros niños que se encontraban en lista de espera. Los órganos fueron trasladados en helicóptero y por vía terrestre desde la ciudad capital de Lima, con el apoyo de la escolta de la Policía Nacional.

“Si todas las familias de los pacientes que sufren de muerte encefálica aceptaran donar los órganos y tejidos de su familiar podríamos aliviar el sufrimiento de las miles de personas que esperan un trasplante”, comentó Juan Almeyda Alcántara, director de la Dirección General de Donaciones, Trasplantes y Banco de Sangre (DIGDOT) del Ministerio de Salud (Minsa) de Perú.

Indicó que el Minsa, mediante la DIGDOT, coordinó el traslado de los órganos con EsSalud, el Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior y dos aerolíneas comerciales, posibilitando así el éxito de los trasplantes.

Almeyda Alcántara destacó que cuando la DIGDOT toma conocimiento de un donante, valiéndose de la red nacional de procuradores, de inmediato busca a los pacientes que son totalmente compatibles que están en lista de espera y solicita el apoyo de las aerolíneas para cronometrar el tiempo exacto de traslado, a fin de evitar el deterioro de los órganos.

Recordemos que los órganos donados tienen un tiempo límite antes de ser trasplantados. Por ejemplo: el corazón 4 horas, el hígado y páncreas entre 8 y 17 horas, pulmones 4 horas, y riñones entre 18 y 36 horas.

 

Fuente: Capital