Una niña de 12 años alcanzó la cumbre de Snowdon, la montaña más alta de Gales, para conmemorar 10 años desde su trasplante de hígado que le salvó la vida.

Ella Noon, de Colwyn Bay, recibió su regalo de vida a los 26 meses de edad, menos de una semana después de haber pasado a la lista de espera.

Por ello, decidió marcar un hito en su vida al escalar el pico más alto de dicho país británico, a fin de crear conciencia sobre la importancia de las donaciones de órganos.

La madre de la donante de Ella, Lindsey Adderson, también participó.

“Siempre he querido hacer algo desafiante para demostrarle al mundo que tener un trasplante no te impide hacer cosas emocionantes y desafiantes”, subrayó Ella. “Pensé que era importante marcar 10 años desde mi trasplante porque sin él, no habría sobrevivido”.

“El hígado que recibí me dio otra oportunidad en la vida, así que estoy decidida a vivirla en honor a mi donante”, agregó.

Luego de una campaña en las redes sociales, Ella encontró a la madre de su donante, Lindsey.

Su hija Jessica murió cuando tenía 17 años, y había discutido sus deseos de ser donante de órganos unas semanas antes.

“Esa conversación vino a mí cuando surgió el tema de la donación de órganos”, comentó Lindsey, quien resaltó que con solo preguntarle a alguien si donaría sus órganos es posible comenzar una discusión realmente importante, que podría ayudar a salvar una vida.

“Hoy se trata de celebrar la vida de Ella y recordar a Jessica, cuya muerte le salvó la vida”.

 

Fuente: BBC News