Una madre originaria de Indiana central, Estados Unidos, se ha vuelto una fuerte defensora de la donación de órganos después de que su hija recibiera hace poco un trasplante que le salvó la vida.

Willow Allen, de 8 años, nació con atresia biliar, una condición donde los conductos biliares no se forman correctamente y no liberan al cuerpo de toxinas como deberían hacerlo.

Su estado empeoró en diciembre. Fue entonces cuando se encontró una masa en su hígado y estaba experimentando una picazón extrema, una señal de que su hígado estaba fallando. Su madre, Nicki Hurt, dijo que su hija se despertaba a media noche sangrando por la picazón.

“Ella estaba convaleciente. Su picazón se puso realmente mal. La recibimos y tuvo una masa en el hígado. Estaba durmiendo de una a dos horas como máximo por la noche. La picazón era simplemente insoportable para ella”, dijo Hurt.

Willow fue agregada a la lista de espera de trasplante de hígado en febrero. Después de solo nueve días, recibió su ansiado regalo de vida.

“La forma en que se asignan los órganos, en particular el hígado, sea quien sea el más enfermo, es con un sistema de puntuación, de ahí se obtiene el próximo hígado”, dijo el médico de Willow Richard Mangus, quien también es Director Quirúrgico de Trasplantes de Hígado en el Riley Hospital for Children en IU Health.

Mangus dijo que los síntomas del picor de Willow desaparecieron casi inmediatamente después de que el nuevo órgano se introdujera en su cuerpo.

“Los niños con esta enfermedad casi siempre necesitarán un trasplante en algún momento. A veces, cuando padecen una insuficiencia hepática, comienzan a tener hinchazón, pueden sangrar, etc. Para Willow, era inusual porque tenía la picazón por todos lados”, agregó.

Ahora que la hija de Hurt ha cambiado su vida para siempre, es una gran defensora de la donación de órganos.

“Es una montaña rusa emocional cuando recibes esa llamada, porque hay un hígado disponible debido a que alguien ha perdido a un ser querido y están sufriendo, pero tienes a un ser querido que necesita el órgano que salva vidas. Es un regalo y su vida ha cambiado para siempre”, expresó.

El personal del Riley Hospital indicó que existen alrededor de 19 niños en lista de espera en Indiana que requieren una donación de órganos.

“Es realmente importante que cada individuo se inscriba como donante porque nunca se sabe si algo va a suceder. Los necesitamos desesperadamente y los necesitamos de ese tamaño porque eso es lo que encaja en los niños”, finalizó Mangus.

 

Fuente: Wish TV