Justina Lo Cane es una niña argentina de 12 años que desde muy pequeña padece enfermedad cardiaca. El fin de semana pasado fue internada como emergencia nacional, a la espera de un trasplante de corazón. Pero esperar su tan ansiado regalo de vida no le ha quitado la energía y motivación para crear conciencia sobre la importancia de donar órganos, por lo que inició una campaña cuyo lema recita “Multiplicar la vida por 7”.

La menor pidió a su familia y amigos que la ayudaran a expandir el mensaje, a fin de que la sociedad argentina comprenda la importancia de convertirse en donantes de órganos.

Ezequiel Lo Cane, padre de Justina, comentó en entrevista que cuando su hija supo que necesitaba un trasplante, no pensó en ella sino en los demás: “Papi, ayudemos a todos los que podamos”, le dijo la casi adolescente.

Tales palabras sentaron las bases para que surgiera ‘Multiplicar la vida por siete’, ya que cuando una persona muere y dona sus órganos, es posible prolongar la vida de hasta siete personas, incluso de 9 o 10, pues existen tejidos que también pueden implantarse en otro ser humano. Con el hashtag #LaCampañadeJustina, la idea de esta jovencita se viralizó en redes sociales, quien continúa esperando un corazón que le brinde una segunda oportunidad mientras ayuda a que cada vez más argentinos se sumen a esta noble causa.

 

Fuente: perfil.com