Evelyn Morgas perdió a su hija Priscilla Morgas, de 40 años, debido a un derrame cerebral en 2015, pero dijo sentirse feliz de haber regalado vida a un hombre de Utah que recibió los pulmones de Priscilla.

Originaria de Utah, Estados Unidos, la familia Morgas conoció a Stan Taylor, el afortunado receptor y un residente de West Valley City, aproximadamente un año después del trasplante de pulmón, e inmediatamente se hicieron amigos.

“Son el mismo tipo de personas que somos, simplemente hicimos clic en todos los aspectos”, comentó Taylor a un medio local.

Las dos familias se mantienen en contacto y se reúnen regularmente.

Evelyn Morgas destacó que a su hija le hubiera encantado saber que sus órganos ayudaron a salvar vidas.

El Hospital de la Universidad de Utah relató historias como la de Stan Taylor y la familia Morgas para conmemorar el Mes Nacional de “Donar Vida” (National Donate Life Month).

El estado tiene más de 750 personas a la espera de un órgano, según el Registro de Donantes de Utah. En todo Estados Unidos, más de 123,000 personas requieren un regalo de vida.

Por su parte, Safdar Ansari, presidente del Consejo de donantes de órganos del nosocomio, expresó que la donación puede ayudar a las familias durante el proceso de duelo.

“Y donde veo que la donación de órganos es más útil, es con las familias y los cuidadores”, subrayó Ansari. “Su proceso de duelo se alivia y mejora sustancialmente, incluso con el conocimiento de que su ser querido falleció. Esto porque los órganos de su ser querido permanecen, dando amor, esperanza y sentido a otros pacientes gravemente discapacitados y muy, muy enfermos”.

En 2018, el Hospital de la Universidad de Utah recuperó 91 órganos y transplantó 45.

 

Fuente: Standard