Mediante una caminata de honor, el Hospital San Pablo de Coquimbo, en Chile, se inundó de aplausos para homenajear a María Loreto, una mujer que se convirtió en “heroína por la vida”.

María se transformó en la segunda donante de órganos de la Región de Coquimbo en lo que va del año, y ayudará a salvar y mejorar la calidad de vida de tres receptores. La donación tuvo lugar en el citado hospital, donde familiares, amigos y funcionarios de la institución participaron del noble y desinteresado acto de “regalar vida”.

De acuerdo con su familia, María era una viajera apasionada, deportista, amiga, madre y esposa, quien ahora inició un viaje más donde este gesto de amor fue la principal característica.

Así lo expresó su esposo Pablo, quien en medio de una profunda emoción comentó: “En un gesto de amor sublime está entregando sus órganos para dar vida a personas que lo necesitan […] Ese gesto de amor eterno, eleva a lo más alto a mi esposa. La eleva a un nivel magníficamente humano, donde entrega hasta el último momento lo que puede dar”.

Por su parte, Lida Miranda, enfermera jefa de la Unidad de Procuramiento de Órganos y Tejidos del Hospital de Coquimbo, destacó: “Respetar la voluntad de nuestros seres queridos es un acto noble y profundamente generoso, que al ser homenajeado y reconocido nos acerca más al significado de ser personas. Lograr la donación de órganos, respetando la voluntad de la persona en vida, ha sido un trabajo en conjunto de la familia y de todo el equipo de salud”.

La donación de María se suma a las 131 hasta ahora registradas en todo Chile en lo que va del 2019.

 

Fuente: Diario El Día