Sullen Toledo es una joven peruana que tenía 27 años cuando le diagnosticaron insuficiencia renal. A causa de la escasez de donantes en Perú, se le había dicho que su esperanza para ser trasplantada era casi nula. No obstante, una familia le dio el regalo que tanto necesitaba, pues autorizaron la donación orgánica de uno de sus familiares.

Después de tres años de ir y venir del hospital para recibir hemodiálisis, Sullen por fin recibió su ansiado trasplante renal y ahora puede hacer una vida normal.

“De pronto te llaman y te dicen: ‘hay un posible trasplante para ti’. Llaman a tres o cuatro personas para ver quién es más compatible”, relató Sullen en un programa local. Finalmente, los médicos la eligieron a ella por ser la más apta y también porque tenía un buen estado de salud.

Recordemos que los pacientes en lista de espera deben mantenerse sanos, aparte de su enfermedad. Esto significa que no pueden tener ninguna infección, resfriado, etc., porque pueden presentarse complicaciones durante la cirugía.

Ahora, gracias a la donación de órganos, la vida de esta madre soltera cambió radicalmente, pues nuevamente puede pasar tiempo con su hijo de 13 años y disfrutar de la vida.

Hoy en día, Perú se ubica en el penúltimo puesto a nivel Latinoamérica respecto a donación de órganos y tejidos, solo por debajo de Bolivia.

Ante ello, la emisora Radio Programas del Perú (RPP), en alianza con el Seguro Social de Salud de dicho país (EsSalud), pusieron en marcha la campaña “Vivir de Amor”, a fin de crear conciencia entre las familias sobre el valioso acto de “regalar vida”.

 

Fuente: RPP – Vivir de Amor