Matthew Ouimet tenía apenas 5 meses de edad cuando sus riñones comenzaron a fallar y su familia descubrió que tenía una enfermedad rara, por lo que requeriría un doble trasplante de órganos (hígado y renal) para sobrevivir. El niño originario de Antioch, California, en Estados Unidos, finalmente encontró un donante, y cinco años más tarde, el ahora sano alumno de segundo grado junto con su madre, Kristi, se dedica a difundir el mensaje de regalar vida a través de charlas públicas, videos y entrevistas.

El pasado lunes, la familia del donante de Matthew, Brandon Burnett, se unió al pequeño y su madre mientras relataban su historia a estudiantes de la preparatoria Dozier-Libbey de Antioch, enfocada en medicina y salud. El evento duró todo el día y fue organizado por la Donor Network West, una organización sin fines de lucro que ayuda con las donaciones de órganos y tejidos en el norte de California y Nevada.

“Es muy especial poder presentarnos juntos en persona”, dijo Kristi Ouimet. “Somos de Antioch y muchos de los estudiantes y profesores le han dado seguimiento al caso de Matthew, por lo que es un día muy especial”.

Ayanna Anderson, coordinadora de desarrollo comunitario de la Donor Network West, dijo que era la primera vez que su organización podía reunir a dos familias conectadas por la donación de órganos para un programa escolar.

“Presenta la dualidad de cómo es regalar vida (desde ambos lados)”, destacó.

Burnett, entonces de 22 años, era un veterano del Ejército de Estados Unidos que se había registrado como donante y asistía a la universidad en Washington. Un accidente automovilístico en 2013 terminó con su vida, pero le dio una segunda oportunidad a Matthew, que estaba gravemente enfermo.

La madre de Burnett, Maggie Kolb, y su hermana, Ashley Hazlett, vinieron a Antioch para promover la donación de órganos, quienes aseguran que ha tenido un impacto positivo en ambas familias.

“Me alegra tanto de que mi hijo tuvo algo que ver con la recuperación saludable de Matthew”, dijo Maggie.

Para Ashley, una practicante de cuidados respiratorios, la experiencia le ha dado una nueva perspectiva sobre su trabajo.

“Lo que me ha permitido hacer es ser muy empática con mis pacientes”, comentó Hazlett.”No hay nada que desee cambiar sobre nuestra decisión de donar los órganos de Brandon”.

Antes del trasplante, hace cinco años, los Ouimet tenían que conducir seis días a la semana desde Antioch a San Francisco para que Matthew se sometiera a diálisis. El niño nació con la condición genética Hiperoxaluria primaria tipo 1, en la cual se carece de una enzima hepática que conduce al daño de órganos pequeños. Esto llevó a que se le diagnosticara insuficiencia renal terminal en 2011.

El entonces bebé necesitaba un trasplante de hígado y riñón, pero la cirugía fracasó tres veces hasta que, en 2013, Burnett resultó ser el donante perfecto para Matthew.

“Los regalos de vida de Brandon salvaron a cinco personas, y mejoraron la vida de docenas más”, enfatizó Kristi Ouimet. “Somos muy afortunados de estar cerca de su familia”.

Hace dos años, ambas familias se unieron nuevamente para producir un video sobre sus experiencias con la Donor Network West. Esta serie de videos sin fines de lucro, llamada “Dear Donor, Forever Connected”, presenta a personas y familias que fueron tocadas por la donación de órganos y tejidos, y se utiliza para educar a los posibles donantes y a sus familiares.

“Queremos que la gente sepa que necesitamos que más personas se registren como donantes; la necesidad es grande”, subrayó Ouimet. “Queremos hacerlo personal, para que la gente sepa que no están solos”.

 

Fuente: East Bay Times