Hace no muchos años, Raquel Nieto, quien hoy es presidenta de una asociación española a favor de los trasplantados pulmonares, sufrió una falla pulmonar que la hizo sentir que su vida se desvanecía lenta y vertiginosamente.

Con 41 años en ese momento y dos hijos, la mujer comenzó a sentirse fatigada, costándole trabajo realizar actividades cotidianas como subir escaleras.

Nieto relata que lo que parecía una bronquitis mal curada (lo que los médicos inicialmente creyeron que tenía), resultó ser algo más grave. En febrero de 2011 le diagnosticaron fibrosis pulmonar idiopática, enfermedad que hace que los pulmones pierdan su función debido a la aparición de cicatrices que disminuyen su esponjosidad y su capacidad de expandirse.

La única alternativa que le quedaba era el trasplante. Para noviembre de ese año, la enfermedad avanzó enormemente y Nieto tuvo que ser ingresada a la UCI de la Unidad de Trasplantes del Hospital Puerta de Hierro de Madrid como Urgencia 0 (prioridad en toda España), a la espera de su ansiado trasplante de pulmón.

Finalmente, el trasplante llegó en mayo de 2012. La operación duró alrededor de 14 horas, y permitió que Raquel volviera a respirar.

“Mi vida ha cambiado totalmente tras el trasplante. Vivo una vida pequeña, pero satisfactoria. Me he adaptado a un nuevo ritmo porque no puedo seguir el mismo que otras personas de mi edad. Pero estoy contenta, activa e involucrada en toda iniciativa que pueda ayudar a otros pacientes o a sus familiares”, comentó.

Su experiencia antes y después del trasplante, la llevó a poner en marcha Pulmón Madrid Tx, Asociación madrileña de trasplantados pulmonares y familiares, que actualmente cuenta con 50 socios y ayuda a muchísimas más personas brindándoles información o el apoyo que necesiten.

Asimismo, está inmersa en la redacción de un libro en donde explica a plenitud su experiencia, tanto física como mental, que vivió mientras estaba internada en el hospital esperando el trasplante, cómo se sintió cuando pudo recibirlo y cómo es su vida ahora.

Recordemos que el trasplante de pulmón es una cirugía mediante la cual se reemplazan uno o los dos pulmones de un paciente que sufre una enfermedad pulmonar terminal y que no puede tratarse de otro modo. Los pulmones del donante deben estar libres de enfermedad y el tejido debe ser lo más compatible posible para evitar al máximo el rechazo. La supervivencia al año de vida de un trasplantado de pulmón es del 80%. Para lograrlo debe tomar medicamentos inmunosupresores y pasar periódicamente por controles médicos muy estrictos.

En España, por ejemplo, este tipo de trasplante solo se realiza de un donante fallecido. Además, dicho país concreta alrededor de 300 trasplantes de pulmón al año, y se prevé que para cuando finalice el 2017, habrá realizado unos 350.

 

Fuente: Hola! México