Una mujer latina originaria de Atlanta, quien recibió un trasplante de riñón, hizo un llamado a la sociedad para que exploren la opción de registrarse como donantes de órganos.

Jessica Castro, de 26 años de edad, fue diagnosticada con enfermedad renal terminal (ERT) cuando tenía 19 años. “Comenzó de la nada”, comentó. “Comencé con moretones en las piernas y en las manos”.

Dicha enfermedad crónica se manifiesta cuando los riñones ya no funcionan adecuadamente y dejan de satisfacer las necesidades del cuerpo. Cuando Jessica recibió tal diagnóstico, tuvo que depender de la diálisis por alrededor de tres años.

La joven expresó que lo más difícil fue la constante incertidumbre de su futuro al no saber si el resto de su vida estaría atada a una máquina. Sin embargo, en 2015 su mamá hizo los trámites pertinentes para donarle un riñón a Jessica, pues los médicos dijeron que era totalmente compatible. Fue así que Castro recibió su tan ansiado regalo de vida y, desde ese momento, ha abogado por los pacientes en lista de espera que se encuentran en una situación similar.

Cabe destacar que Jessica ahora es madre de un niño de 18 meses, por lo que el regalo más grande que le otorgó esta cirugía fue la oportunidad de empezar su propia familia.

En lo que va de año, más de 113,000 personas se han sumado a la lista de espera para un órgano en Estados Unidos. De ellas, 83 por ciento necesitan un riñón.

 

Fuente: Telemundo Atlanta