La muerte de un joven originario de la ciudad de Fargo en Dakota del Norte (Estados Unidos), después de que sufriera un accidente la semana pasada, está dando nueva vida a otras personas.

La familia de Cameron Bolton, de 22 años, tuvo que tomar la difícil decisión de quitarle el soporte vital después de que fuera declarado con muerte cerebral.

Los primeros receptores de su donación de órganos incluyeron a un hombre de 30 años, quien obtuvo el corazón de Cameron, y a una mujer de 43 años, quien recibió su hígado.

Asimismo, sus riñones se destinaron a dos mujeres: una de 57 años y otra de 35.

Cameron era un pasajero en un automóvil, el cual chocó con una camioneta que transportaba a un equipo de baloncesto el jueves pasado.

En solo tres días, una cuenta de GoFundMe ha recaudado casi 18,000 dólares de una meta de 20,000 para ayudar a la familia a pagar las facturas médicas.

 

Fuente: KVRR Local News