Gracias a los trasplantes realizados en el Hospital para el Niño del Estado de México durante 2017, 5 menores que padecían enfermedades graves recibieron una nueva oportunidad de vida.

Tancy Moreno es una de ellos, quien venció su padecimiento gracias a un trasplante de riñón.

“Cuando recién me dijeron, me diagnosticaron insuficiencia renal, pues yo no podía creer que la tenía porque fueron de un momento a otro los síntomas, y pues la verdad como que sí me dolió saber que yo tan chica me iban a dializar. El mejor momento para mí, es saber que voy a ser la chica de antes, voy a poder correr como antes, comer como antes y no ser dializada”, dijo la niña.

En total, el nosocomio concretó cinco trasplantes al cierre del año pasado. Por su parte, el Centro Estatal de Trasplantes alcanzó 390 donaciones y 98 órganos procurados, de los cuales 78 fueron riñones, 17 hígados y tres corazones.

En el caso de Tancy, su madre pudo ser la donante, quien además pudo acceder al cirugía y al tratamiento de forma gratuita, gracias a estar afiliada al Seguro Popular.

“Ahora me siento bien y me da mucho gusto que mi mamá haya sido compatible conmigo y me haya podido donar un riñón”, mencionó Tancy.

Según Martha del Villar, nefróloga pediatra del Hospital para el Niño, este tipo de trasplantes representan una segunda oportunidad para los pacientes. Asimismo, agregó, la intervención no deteriora su condición física, como sí lo ocasionaría una hemodiálisis o una diálisis peritoneal.

 

Fuente: Sipse