El Hospital General de Uruapan “Dr. Pedro Daniel Martínez”, de la Secretaria de Salud de Michoacán (SSM), posee un programa de donación y trasplante de riñón que ha mejorado sustancialmente la salud de los pacientes con enfermedades crónico degenerativas, en dicha ciudad, tengan o no Seguro Popular.

De 2006 a la fecha, el nosocomio ha concretado 87 trasplantes renales exitosos, de los cuales, el 95 por ciento se lograron gracias a la donación en vida del órgano por familiares o amigos del paciente, así lo informó el doctor Hugo Estrada García, coordinador de trasplantes de la institución, tras impartir el curso anual de “Donación y Trasplantes” en el aula magna del hospital, el cual tuvo lugar los días 3 y 4 de abril.

Un total de 37 médicos y enfermeras, fueron capacitados en la actualización y manejo del trasplante renal, así como en el proceso y procuración de órganos y tejidos. Cabe destacar que el curso fue gratuito y es preparado durante un año por un equipo médico y de enfermería multidisciplinario, que participa en cada uno de los procedimientos que se realizan en el nosocomio.

En la capacitación se trataron temas como la poca cultura de donación entre la población, que sigue siendo un gran problema para cambiar la vida de un paciente, así como el seguimiento psicológico de pacientes, intervención de Trabajo Social, manejo nutricional antes y después del procedimiento, efecto del tratamiento inmunosupresor, complicaciones gastrointestinales, inmunobiología del trasplante renal en pacientes pediátricos y mayores de 50 años, entre otros.

A esto se suma que el hospital “Dr. Pedro Daniel Martínez” cuenta con un equipo humano multidisciplinario de trasplante renal altamente capacitado, al igual que con aparatos de alta tecnología, a fin de realizar trasplantes renales durante todo el año, los cuales no tienen costo.

Finalmente, la SSM dijo que el programa de donación de órganos en el nosocomio continuará y se intensificará durante todo el año para persuadir a las familias que pierdan a un ser querido, esperando beneficiar a los pacientes en lista espera para un órgano. Con base en lo anterior, el lema del curso impartido fue: “Regalar órganos es regalar vida y entregar esperanza”.

 

Fuente: Noventa Grados