En un increíble acto de generosidad, un hombre donó uno de sus riñones a un extraño tras recibir una emotiva nota en un paquete que le llegó por correo.

Hace un par de años, Ray Duffy, de 53 años, entró al quirófano del hospital Royal Infirmary de Edimburgo, en Escocia (Reino Unido) para convertirse en un donante vivo de riñón.

La idea la tuvo por primera vez en 2013, cuando su pareja compró una blusa por internet, el cual llegó acompañado de una nota que explicaba la difícil situación a la que se enfrentaba la familia de la vendedora.

La mujer que envío el paquete lo había envuelto en papel ilustrado con dibujos hechos a mano, junto con una nota explicando que su esposo requería un trasplante renal y que había perdido su trabajo, llevando a que su familia tuviera que vender cosas en línea para generar efectivo.

Como padre de dos niños, Ray quedó tan conmovido que guardó la nota, pero no tenía ni idea de cómo podría ayudar.

Dos años más tarde y mientras manejaba su auto, escuchó accidentalmente un programa de radio que hablaba sobre los donantes vivos de riñón, y eso fue lo que lo inspiró a salvar la vida de un desconocido.

“En 2013, mi pareja compró una blusa en línea y llegó envuelta en papel de regalo marrón, el cual tenía caricaturas de animales dibujadas a mano en todas partes.

“También había escrito una nota de agradecimiento explicando que su esposo estaba en la lista de espera para trasplantes, que había perdido su trabajo y que de vez en cuando vendían cosas que no necesitaban para poder comprarles regalos a sus hijos”, relató Ray en entrevista a un medio local.

“Dijo que pintó las imágenes para dibujar una sonrisa en los rostros de las personas, ya que la habían ayudado a poner una sonrisa en los rostros de sus hijos […] Nunca lo olvidaré. Fue un gesto realmente bello de una completa desconocida y no pude evitar sentirme un poco mal: aquí estamos en pleno siglo XXI y hay familias lidiando con fuertes problemas mientras, además, esperan un trasplante.

“Me sentí tan inútil”, agregó.

Ray, quien es gerente de operaciones en Gordon, Scottish Borders, recordó cómo pensó en ese momento: “Si pudiera, le daría mi riñón a su esposo”, pero no sabía si hacerlo era posible, o incluso legal.

Pero gracias a ese viaje cotidiano en automóvil y a esa transmisión radiofónica, Ray tuvo su momento de luz, pues el programa discutía sobre la donación altruista de órganos y entrevistó a un hombre que contó su experiencia como donante de riñón.

“Fue así que lo supe, solo tenía que hacerlo. Me registré en noviembre y comencé el proceso de evaluación de inmediato”, indicó Ray.

Tras un largo año de exámenes mentales, físicos y médicos para comprobar que podía someterse al procedimiento, Ray por fin entró a la sala de operaciones.

“Fue una increíble experiencia poder hacer algo así por alguien más.

“Sé que no es para todos y es una gran decisión, pero en mi caso se sintió muy bien”, subrayó.

El próximo lunes, Ray escalará el pináculo “Old Man Hoy” en las islas Orcadas (también en Escocia), a fin de crear conciencia sobre la donación de órganos.

Chris Jones, presidente de la asociación Give a Kidney, destacó que el desafío de escalada de Ray es brillante, pues muestra que los donantes recuperan el 100% de su salud después de “regalar vida”.

“En Escocia, existen más de 400 personas a la espera de un trasplante. Con esfuerzos como los del señor Duffy, esperamos que cada vez más personas se conviertan en donantes de riñón”, concluyó Jones.

 

Fuente: Metro