El pasado lunes, cuarenta estudiantes de medicina de la Universidad de Alberta y la Universidad de Calgary, ambas en Canadá, se reunieron con legisladores de Alberta para abogar por nuevas estrategias que ayudarán a educar al público y crear conciencia respecto a la donación de órganos.

En febrero de 2017, la provincia dijo que 330,000 habitantes se habían inscrito en el Registro de Donación de Órganos y Tejidos de Alberta, que se lanzó en abril de 2014. Pero todavía hay 600 residentes que esperan un trasplante de órgano y miles más que esperan un trasplante de tejido, comentó el gobierno.

“Tenemos el sistema implementado”, dijo Kaylin Bechard, estudiante de medicina de la Universidad de Alberta. “Es solo cuestión de optimizarlo para asegurarnos de que ningún donante potencial se pierda y que Alberta pueda convertirse en un líder en este campo”.

Datos del 2017 revelan que 627 albertanos se encontraban a la espera de un trasplante de órgano ese año, y que 35 personas fallecieron mientras esperaban un regalo de vida.

Ahora, los estudiantes desean agilizar el proceso de donación, aumentar la educación pública e incrementar la cantidad de especialistas en trasplantes en la provincia.

“En nuestras recomendaciones incorporamos un mayor número de médicos especializados en este campo y tenemos un equipo dedicado a trasplantes en cada unidad de cuidados intensivos”, afirmó Angela Kim, estudiante de medicina de la Universidad de Calgary.

La provincia informó que, en 2015, los donantes de órganos salvaron 380 vidas en Alberta, lo que representa un aumento del 11 por ciento en comparación con el año anterior.

Asimismo, el gobierno de Alberta destacó que cada semana se inscriben 2,500 personas para convertirse en donantes de órganos y tejidos, en donde un donante de órganos logra salvar hasta ocho vidas, y uno de tejidos mejora la calidad de vida de hasta 75 personas.

 

Fuente: Global News