Existen condiciones graves donde solo la tecnología médica puede ayudar, tal es el caso de la insuficiencia renal. Sin diálisis, un paciente con dicha condición no puede sobrevivir, y lo que aumenta este sufrimiento es la lista de espera para trasplantes de riñón. Hasta el momento, un trasplante sigue siendo la única opción para estas personas.

Pero científicos de la Universidad de California en San Francisco acaban de inventar el primer riñón biónico del mundo, el cual podría reemplazar los riñones dañados y, por ende, los trasplantes.

Esta innovación se puede insertar en el cuerpo mediante un procedimiento quirúrgico común y ha demostrado funcionar de manera eficiente. De esta forma, está demostrando ser el reemplazo perfecto para un riñón dañado. El riñón biónico consiste en varios microchips que el corazón mueve, filtrando las toxinas en la sangre de la misma manera que lo hace un riñón normal.

Shuvo Roy, de la Universidad de California, y William H. Fissel, nefrólogo y profesor asociado de medicina en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, dijeron que el dispositivo está listo para dar esperanza a los millones que sufren de insuficiencia renal y que reciben diálisis.

La tecnología principal detrás del riñón biónico es un microchip fabricado por nanotecnología de silicio, un proceso que es similar a la microelectrónica utilizada en las computadoras. Los microchips son asequibles y funcionan como buenos filtros. Cada aparato tendrá aproximadamente 15 microchips incorporados en capas y actuará como un andamio que contiene células renales vivas que crecerán dentro y alrededor de los filtros de microchip. Estas células imitarán la actividad de un riñón vivo.

El principal desafío del procedimiento es impulsar la sangre a través del riñón biónico sin coágulos ni daños. La ingeniera biomédica Amanda Bucks está utilizando dinámica de fluidos para verificar que ningún área del dispositivo cause coágulos u obstruya el flujo sanguíneo.

Las pruebas continúan, pero el dispositivo representa el siguiente paso para regalar vida a quienes padecen insuficiencia renal como alternativa a los trasplantes, y que incluso podría sustituirlos algún día.

 

Fuente: Troab