Es el mejor regalo que una persona puede dar.

Así como ocurre alrededor del mundo, en Australia, la donación de órganos brinda una segunda oportunidad de vida todos los días.

En 2018, fue posible salvar a 1,782 personas en dicho país gracias a 554 donantes fallecidos y a 238 donantes vivos. Sin embargo, con unas 1,400 personas actualmente en lista de espera para trasplantes, el registro australiano necesita desesperadamente más donantes.

Alex Bacon era uno de esos australianos que requería un “regalo de vida” urgente.

Cuando tenía 14 meses, sufrió insuficiencia hepática y necesitaba desesperadamente un trasplante para sobrevivir.

Durante ese tiempo, Brodie Wilson, un joven de 18 años, falleció después de un ataque de asma.

Afortunadamente, Brodie había discutido la donación de órganos con su madre Julie, lo que le permitió al adolescente salvar cinco vidas, incluida la vida del pequeño Alex.

Este año, Alex y su familia se reunieron por primera vez con Julie, después de conectarse a través de Facebook.

“Es difícil ponerlo en palabras, que alguien pudiera hacer ese sacrificio y nos ayudara después de pasar por algo tan difícil”, dijo el padre de Alex, Anthony Bacon.

“Te sientes algo inadecuada al solo decir gracias […] Al ser ambas mamás, es algo que realmente te duele en el corazón”, dijo la mamá de Alex, Sondra Bacon.

“No podemos agradecerle a Brodie lo suficiente, ni a Julie, por lo que han hecho. Ambos son nuestros héroes, y Alex no estaría aquí sin ninguno de los dos”, agregó.

A nivel mundial, Australia se encuentra rezagada respecto a donaciones de órganos, pero Anthony y Sondra se han vuelto fuertes defensores de la causa, por lo que esperan cambiar eso.

“Sé, a través de nuestra influencia como familia, que más personas se han inscrito”, comentó Anthony. “Con suerte, una exposición como esta añadirá más gente”.

Sondra ya era una donante de órganos registrada antes de tener a su hija.

“Recuerdo haber obtenido mi licencia de conducir y haber marcado esa casilla, y le dije a mi familia, estos son mis deseos […] Por favor, donen absolutamente todo, no lo necesitaré, pero alguien más lo hará”, expresó Sondra.

“No tenía idea de que, 20 años después, se convertiría en algo tan personal para mí. Simplemente no lo sé. Así es la vida”, añadió.

Ante ello, Sondra y Anthony hicieron hincapié en lo increíble que sería ayudar a otra familia, por lo que invitaron a la población a que se sume a la cultura de la donación de órganos.

 

Fuente: 7 News – The Morning Show