Gracias a la donación de las córneas de un adolescente de 15 años de edad, dos jóvenes de 29 años, una mujer y un hombre, recuperaron la vista.

El trasplante de los tejidos tuvo lugar en el Hospital Regional Número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ubicado en el municipio de Charo, en Morelia, Michoacán.

Los candidatos a trasplante, quienes padecían queratocono y queratoglobo (deformidad de la córnea en forma de pico o globo), fueron intervenidos la semana pasada. Ambos padecimientos progresan de forma gradual, hasta generar la pérdida de visión.

Mario Alejandro Aguado Arteaga, cirujano oftalmólogo y trasplantólogo del HGR 1 a cargo de los procedimientos, informó que, en el caso de la mujer, su visibilidad no superaba el medio metro de distancia, pero ahora puede ver a una distancia de 6 metros que continuará en aumento gradualmente, hasta que termine su recuperación.

Respecto al hombre, este solo distinguía bultos y movimiento, pero pudo recuperar la vista en un 60%, por lo que se espera que también mejore, afirmó el especialista.

Aguado Arteaga explicó que el queratocono es hereditario, por lo que es importante dar seguimiento a los descendientes, pues si presentan alto grado de astigmatismo, deben ser referidos a la especialidad de oftalmología, a fin de hacer una valoración más completa.

El médico alertó que el uso excesivo de dispositivos móviles está propiciando daños graves en la visión de los niños, ya que el esfuerzo visual es a corta distancia.

En cuanto a la lista de espera de trasplantes de córnea, el cirujano dijo que a nivel nacional, existe un registro de siete mil personas aproximadamente.

Por último, Aguado Arteaga resaltó que el tamiz visual no es privativo de edad.

“Es decir, no hay que esperar a ninguna etapa de la vida para el estudio de los ojos. Puede realizarse desde recién nacidos, en la infancia y en cualquier etapa de la vida. Sólo así podrán identificarse padecimientos oportunamente“, concluyó.

 

Fuente: El Universal