Una empleada postal de East Aurora, en Nueva York (Estados Unidos) que decidió donar uno de sus riñones a un perfecto desconocido, ahora se ha convertido en la mejor amiga del hombre cuya vida salvó.

“Lo estoy haciendo absolutamente fantástico. No podría estar mejor”, dijo Bob Parczewski, un enfermero con licencia que ahora está de vuelta en el trabajo y se encuentra bien, casi tres años después de haber recibido un trasplante de riñón por parte de Kim Zielkiewicz.

Esta “heroína por la vida” nunca planeó donar un órgano, pero un día, mientras compraba en un supermercado local, vio un letrero en el Jeep de Parczewski que indicaba que necesitaba desesperadamente un trasplante de riñón. “No esperaba nada. Sentí que esta era la decisión correcta para mí. Vi esa camioneta y dije: ‘Necesito hacerme una prueba. Necesito comenzar el proceso’”, comentó Zielkiewicz.

Kim perdió tres meses de trabajo y Bob 6 meses, pero desde entonces se han recuperado por completo. De hecho, han viajado juntos a los ‘Transplant Games’ en Cleveland y en Salt Lake City.

“Fui a animarla”, dijo Parcewski. “Lo hizo fantástico. Llenó la casa con medallas”. Ahora, ella desea que Bob compita en los próximos juegos. “Voy a ser su entrenadora”, aseguró Zielkiewicz.

Lo que Bob obtuvo no fue solo una segunda oportunidad de vida, sino una nueva mejor amiga para toda la vida a la que ocasionalmente le entrega chocolate caliente en un día frío mientras ella le lleva el correo. Kim comenta que obtuvo más de lo que esperaba por su decisión de donar vida. “Significa el mundo. Como si fuera mi versión masculina. Tenemos una increíble cercanía y creo que forjamos un vínculo más profundo que el de la mayoría”.

Ese letrero en la parte de atrás del Jeep de Bob ahora dice: “Tengo un riñón, creo en los milagros. Creo en los ángeles porque conozco uno… Gracias Kim”.

“No esperaba nada más que salvar a otro ser humano y obtuve a un hombre increíble como uno de mis mejores amigos”, agregó Zieliewicz.

La experiencia de Bob y Kim ha hecho que ambos quieran difundir el mensaje sobre la donación de órganos en vida. “Hay decenas de miles de personas esperando un riñón en este momento y sus vidas pueden cambiar simplemente con la donación de alguien más”, subrayó Parcewski.

“Hay tanta negatividad en este mundo que quiero enviar un mensaje positivo”, enfatizó Zielkiewicz. “La donación de órganos en vida es una cosa real, y soy una prueba viviente de que no me ha afectado en lo más mínimo, que cualquiera puede hacerlo”.

 

Fuente: WIVB