Argentina cerró el 2017 con un aumento de 15.3% en la tasa de donación de órganos, lo que representa un avance y a la vez un reto, para poder mantener la tendencia y continuar creciendo.

El año pasado se contabilizaron 593 donantes de órganos, frente a los 517 del 2016. “El año pasado finalizamos con un incremento en la tasa de donación. Si bien es alentador, hay que sostenerlo en el tiempo y duplicarlo”, informó la doctora María del Carmen Bacqué, titular del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) del país sudamericano.

“La realidad es que nuestros pacientes están en lista de espera y Argentina necesita la posibilidad de tener más donantes”, agregó.

Hoy en día, existen 7,911 personas en lista de espera de órganos y 2,894 en lista de espera de tejidos.

Cabe destacar que en 2017 hubo un aumento histórico en cuanto a trasplantes hepáticos, mostrando un crecimiento del 24.5%. Asimismo, se incrementaron los trasplantes cardíacos y bipulmonares.

Otro logro fue que en todas las provincias se generó, al menos, un proceso de donación. “Esto habla de una meta, que es lograr el desarrollo en todas las provincias. Hay que mejorar estos datos positivos”, resaltó la funcionaria.

Además, dijo que Argentina cuenta con capacidad para realizar prácticamente todos los trasplantes de órganos. “La Organización Panamericana de la Salud designó al INCUCAI como centro colaborador. Y eso revela el reconocimiento internacional en el ámbito de la salud”, subrayó Bacqué.

Para poder conseguir más donantes, las campañas cumplen un papel clave. Por ello, en 2017 se trabajó intensamente para crear conciencia sobre la donación, permitiendo que el registro de voluntades cerrara el año con 3,011,138 personas que expresaron su deseo de regalar vida.

 

Fuente: Clarín