El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que la donación de órganos y tejidos creció 164 por ciento en todos sus hospitales y unidades médicas autorizados. Asimismo, dijo que los trasplantes se incrementaron en un 40 por ciento.

José Alfonso Yamamoto Nagano, titular de la Coordinación de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, destacó que al comparar los quinquenios 2008-2012 y 2013-2017 “la donación de órganos ha registrado un crecimiento de 164 por ciento, al pasar de mil 070 a dos mil 840 donaciones, en tanto que para el caso de trasplantes, el aumento ha sido de 40 por ciento, al pasar de nueve mil 670 a 13 mil 551 en el periodo de referencia”.

Indicó que, a la fecha, el instituto cuenta con 73 hospitales con licencia sanitaria para la procuración de órganos y tejidos, al igual que con unidades médicas y hospitalarias en donde se realizan desde trasplantes multiorgánicos hasta trasplantes de córneas.

Resaltó que de los más de 21 mil pacientes a nivel nacional que se encuentran en lista de espera para un trasplante de órgano, el 62 por ciento —13 mil 20 pacientes— son derechohabientes del IMSS.

Durante 2017, el IMSS concretó 3 mil 217 trasplantes de órganos y tejidos que incluyeron riñón, córnea y células progenitoras hematopoyéticas —útil en el tratamiento de enfermedades graves como anemia aplásica y leucemias—, así como 40 de hígado y 23 de corazón, mejorando la calidad de vida de pacientes con enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial y cirrosis, entre otras.

Para lograr que el número de donadores cadavéricos siga aumentando, cada hospital del IMSS tiene un coordinador de donación, cuya función es identificar donadores potenciales, hacer las solicitudes, asesorar a los familiares sobre la donación y realizar los trámites administrativos y/o legales correspondientes, capacitando también al personal de la institución en materia de donación de órganos y tejidos con fines de trasplante.

Yamamoto Nagano agregó que para beneficiar a más personas, el Instituto realiza trasplantes cruzados de riñón en quienes poseen un donador, pero cuya cirugía no puede realizarse al no ser compatibles por el grupo sanguíneo. Con ello, los médicos del IMSS buscan a otra pareja en la misma situación y así cada paciente recibe el riñón, mediante un intercambio de donadores.

 

Fuente: Crónica