Una nueva campaña tiene como objetivo aumentar el número de donantes de órganos en la Isla británica de Man, después de que las cifras revelaran unas tasas de registro muy bajas.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Salud del Reino Unido (NHS), sólo alrededor del 15% de los isleños son donantes registrados, en comparación con un tercio de las personas de toda Gran Bretaña.

Desde el año 2003, seis personas de la Isla de Man murieron esperando un trasplante, y nueve más permanecen en lista de espera.

La campaña está respaldada por la madre del adolescente Daniel Boyde, quien donó sus órganos luego de que falleciera en 2007.

Pam Makin, enfermera en jefe del Hospital Noble de la isla, dijo que muchas personas asumen erróneamente que ya se han registrado cuando dan su consentimiento en un permiso de conducir.

“Esta información no está vinculada a la base de datos del Reino Unido, necesitan registrarse por separado para que sus intenciones sean claras”, comentó.

Hace diez años, Daniel Boyde, de 15 años, murió de lesiones en la cabeza tras un accidente de auto cerca de Ramsey, en el norte de la isla. Fue llevado a un hospital del Reino Unido para una cirugía cerebral, pero dos días después, su cuerpo se dio por vencido.

La madre de Daniel, Diane, dijo que cuando el personal médico le planteó la cuestión de la donación, no tuvo que pensarlo dos veces, diciendo que “era lo que Daniel habría querido”.

“La forma en que lo miro es esta, si fueras feliz al recibir un órgano con el fin de salvar tu propia vida, entonces ¿por qué no estarías feliz de donar uno para salvar a otra?” mencionó la mujer.

“Esto es sobre regalar vida, se trata de salvar vidas. Es algo serio y algo que yo recomendaría que todos hablen con sus seres queridos más cercanos”, añadió.

 

Fuente: BBC News