Una madre británica a la que le han dicho que su bebé por nacer no sobrevivirá al parto la llevará a término completo para que pueda donar tejido cardíaco y, de esa forma, ayudar a otros.

A Hayley Martin le dijeron en su examen de 20 semanas que su hija tiene un raro trastorno genético, significando que morirá durante el trabajo de parto o minutos después de haber nacido.

En una entrevista televisiva, la señora Martin, de 30 años, dijo que podrían donar las válvulas cardíacas de su pequeña.

Al explicar su decisión, agregó: “No lo haría de otra manera”.

Ya madre de tres niños, Hayley y su esposo Scott descubrieron que su bebé tenía agenesia renal bilateral en el escáner de cinco meses. La condición es fatal y significa que la bebé no tiene riñones y no está rodeada de suficiente líquido amniótico, lo que causa malformación de los pulmones.

Después de hablar con médicos especialistas, la pareja tuvo que considerar la posibilidad de interrumpir el embarazo, pero Martin dijo que ella y su esposo habían tomado la decisión de dar a luz a su hija, a la que ya habían llamado Ava-Joy, para ayudar a otras personas que requerían un trasplante.

Es probable que las válvulas cardíacas de su bebé se aprovechen para ayudar a otros niños con enfermedades graves.

“Con las válvulas cardíacas pueden almacenarlas hasta diez años”, comentó Hayley. “Cualquier cosa es mejor que nada. Sé que no puede donar órganos adecuados, pero el tejido es igual de valioso”.

La pareja dijo que el apoyo que recibieron a través de una organización benéfica especializada en Leeds les había ayudado a vincularse con su hija por nacer. Dicha organización financió un análisis de sangre que les permitió conocer el sexo de la bebé para poder darle un nombre y comprar ropa para vestirla una vez que nazca.

Los Martin mencionaron que estaban comenzando un proyecto de caridad en memoria de Ava-Joy para ayudar a otras familias que decidieron llevar a término, a pesar de un diagnóstico fatal.

“No fue una decisión fácil, pero fue la decisión correcta”, aseguró Hayley.

 

Fuente: BBC News