En los últimos años, la población de Aguascalientes ha mostrado un notable crecimiento en la cultura de donación de órganos, pues tan sólo en lo que va del año, 50% de órganos para trasplante proceden de donantes fallecidos, así lo informó Rodolfo Delgadillo Castañeda, director del Centro Estatal de Trasplantes del Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (ISSEA).

“Tan sólo en el Hospital Hidalgo tenemos en este momento una lista de 150 pacientes en lista de espera. Los riñones y las córneas de donantes cadavéricos se destinan a receptores de Aguascalientes. En el caso del Hígado, se fueron a los centros que actualmente tienen capacidad para hacer trasplante de hígado”, comentó.

Durante 2017, el estado practicó un total de 80 trasplantes, en su mayoría de riñón, donde 25% de los órganos obtenidos provenían de donante cadavérico. Asimismo, se obtuvo la autorización para utilizar dos corazones, seis hígados, dos pares de córneas, 10 partes de hueso y 1 pulmón.

Delgadillo Castañeda manifestó que, en los casos en donde los familiares de una persona fallecida acceden a donar todos sus órganos, se tiene un protocolo mediante el cual se envían aquellos que no pueden ser aprovechados en la entidad a lista de espera del IMSS y al Instituto Nacional de Nutrición, en la Ciudad de México.

“Es importante dejar en claro que si al contar con un donante se tiene la capacidad de trasplantar los riñones u otro órgano en Aguascalientes, se queda aquí. Si no tenemos la capacidad como en el caso de pulmón, hígado, corazón y piel, tenemos la obligación de informar a los hospitales donde sí se pueda realizar la intervención”, finalizó el funcionario.

 

Fuente: El Sol del Centro