Ethan Ellis ha pasado mucho tiempo esperando en una pequeña habitación de hospital en St. Louis, Missouri, Estados Unidos.

“Aquí hay un lavabo y un pequeño baño, y aquí es donde vivo”, dijo Chandra Sowers, la madre de Ethan.

Hace más de 17 años, Ethan nació con un agujero en el corazón y otros defectos cardíacos congénitos.

Después de someterse a cinco cirugías, los médicos le dijeron al joven que necesitaba un trasplante de corazón.

Durante los últimos tres meses, había estado esperando su tan ansiado regalo de vida. Hace apenas tres semanas, su familia recibió una llamada telefónica prometedora.

“Habían llamado unas semanas antes y dijeron, ‘OK, tenemos corazón’. Eran las once de la noche y dije, está bien, y le dije a todo el mundo que hiciera todo. A las 3 de la mañana, el médico llamó y me dijo: ‘No podemos hacerlo. Tiene muchos anticuerpos de los productos sanguíneos que ha obtenido'”. relató Sowers.

Los anticuerpos rechazaron la sangre del donante.

“Fue bastante devastador en ese momento, pero resultó ser una bendición. Quiero decir, hubiera sido fatal si sucediera en ese instante”, mencionó Sowers.

La familia recibió otra llamada alrededor de las 8:30 p.m. el 20 de diciembre, después de que los médicos encontraron otro corazón para Ethan.

A la 1 a.m., él ya estaba en quirófano. Esta vez, el trasplante fue exitoso.

“Creo que en realidad superó sus expectativas”, dijo la madre de Ethan. “Están muy contentos con su progreso. Salimos de la UCI y entramos a esta sala ayer. Eso fue solo cuatro días después de la cirugía “.

Fue un regalo de Navidad que otorgó vida a este estudiante de preparatoria, quien ahora está listo para vivir una vida normal.

“Estoy muy feliz. Estoy listo para regresar a mi hogar. Estoy muy emocionado de irme a casa”, refirió Ethan. “Simplemente estar en casa con toda mi familia, durmiendo en mi propia cama”.

La familia del menor espera pueda regresar a Oklahoma en enero, para que termine su recuperación y al fin disfrute de una Navidad tardía con su corazón nuevo y una renovada vida.

“Tiene los signos vitales normales, que nunca tuvo en su vida”, aseguró Sowers.

 

Fuente: Oklahoma’s News 4